Es momento de volver a repetir las pruebas de rendimiento

Así lo informó Apple en un comunicado:

“Tras exhaustivas pruebas de rendimiento bajo numerosas cargas de trabajo, hemos identificado que hay una llave digital faltante en el firmware que afecta el sistema de administración térmica, el cual podría reducir la velocidad del reloj bajo fuertes cargas térmicas en el nuevo MacBook Pro. Pedimos disculpas a cualquier cliente que haya tenido un rendimiento inferior al óptimo en sus nuevos sistemas.”

Ante esto, Apple acaba de lanzar la actualización suplementaria macOS High Sierra 10.13.6, la cual se recomienda instalar en todos los dispositivos y no sólo en aquellos con Intel Core i9, ya que este fallo afectaría a todos los procesadores de la nueva gama de MacBook Pro recién lanzada.

Apple también asegura que con esta actualización se espera que el MacBook Pro de 15 pulgadas sea hasta un 70% más rápido, mientras que el MacBook Pro de 13 pulgadas con Touch Bar incremente su velocidad en hasta un 50%. Esto basado en la pruebas de Apple, por lo que habrá que estar atentos a los resultados de terceros y nuevos análisis.

El youtuber Dave Lee fue el que dio comienzo a esta polémica acerca del rendimiento de los procesadores a consecuencia de la mala ventilación del MacBook Pro 2018. Este mismo YouTuber ha publicado un nuevo vídeo donde afirma que el sistema operativo va mucho mejor tras instalar este parche, dando por terminada esta polémica.